El informe de la Fundació Jaume Bofill presentado ayer sugiere que parte del fracaso de la ESO es atribuible a la Primaria, donde parte del alumnado promociona de forma automática sin disponer del nivel de conocimientos que se tiene por exigible.
Los últimos datos del Ministerio de Educación correspondientes al curso 2003-2004 atestiguan que 39 de cada 100 alumnos que ese año cursaron cuarto de ESO en el sistema público catalán (en la privada son 19 de cada 100) no lograron obtener el certificado que acredita que se ha superado la escolarización obligatoria. La tasa de graduación (61,1%) se sitúa a la cola de España.
Otros datos preocupantes son que baja el porcentaje de jóvenes que completan al menos el bachillerato o la Formación Profesional y sube la tasa de abandono prematuro, y la tasa de repetidores en cuarto de ESO supera la media española. En los tres parámetros, Cataluña queda por debajo del conjunto de España, entre las comunidades de cola y entre las peores de Europa.
El que no se consuela es porque no quiere, el consejero de Educación dice que los últimos datos revelan una mejora en los indicadores de Secundaria, claro que al señor Maragall le va el sueldo en ello y no puede ser objetivo.
Fuentes:
El Periódico
Cataluña empeora sus resultados en educación en El País.