Artículo de Araceli Balfagón publicado en La Rioja.com

Leyendo una revista de ámbito nacional he encontrado, en la sección cartas al director, varias que comentan el fracaso de nuestro sistema educativo, según el informe PISA. Ninguna de ellas tiene desperdicio, pero me ha impactado la de un joven de 17 años estudiante de 2º de bachillerato. Alguno de sus comentarios son los siguientes:

«La ESO es una pesadilla llena de gente que no quiere estudiar y le fríe las clases al resto. Y el bachillerato es una pesadilla demasiado corta en la que, dentro del nivel bajo, suben muchísimo el rasero respecto de la ESO y pretenden prepararte en un solo curso para la selectividad »; « los profesores, a menudo, no saben que hacer para llegar a las mentes de su auditorio »; « los padres pasan de todo y se acostumbran a los suspensos »; « alumnos, que ante el empeño de docentes entusiastas por que lean o debatan, bostezan, que rechazan al diferente y condenan al ostracismo al que estudia».

Insisto, me ha impresionado, hay metralla para todos y pone el dedo en la llaga. Pero, ¿por qué extrañarnos?, ¿qué se puede esperar de un sistema educativo que en algo más de 20 años ha publicado nada menos que 6 leyes orgánicas? (LODE, LOGSE, LOPEGCE, LOCE, Ley Orgánica de FP, LOE). Nuestros políticos parecen expertos en derogarse leyes los unos a los otros, en lugar de hacer una profunda reflexión sobre el hecho de que tanto unos como otros tienen, desde hace años, competencias educativas plenas en las distintas comunidades autónomas donde gobiernan y en general con resultados deplorables. Parece ser que La Rioja se ha librado de la quema.

Seguir leyendo artículo de Araceli.

Hacen falta soluciones imaginativas que den respuesta a los alumnos que se dedican a hacer la vida imposible a sus profesores y compañeros.

Al respecto cabe destacar el proyecto piloto que han iniciado cuatro institutos de la provincia de Alicante basado en la práctica con alumnos que no quieren estudiar.

Se trata de invertir el proceso de aprendizaje para atraer al alumno con una salida laboral. A esta iniciativa pionera en la Comunidad se suman otro instituto de Castellón y nueve más de Valencia.

…aunque los programas son muy flexibles y cada centro puede organizarlos a su conveniencia, se establece un margen de 20 horas para talleres, otras 6 de actividades lingüístico-científicas y 3 para Educación Física y salidas del instituto organizadas. "En cualquier caso deben ser programas atractivos para estos alumnos que se trabajarán desde un punto de vista muy práctico: jardinería, repostería, arreglo de pequeños electrodomésticos, pintura, encuadernación, pepartidor (de pizzas, cartas, etc. con lo que también se les preparará para sacar el carné de conducir…).
Cuando acabe el programa se pueden incorporar al sistema educativo donde lo dejaron o bien salir al mercado laboral.

Ampliar información acerca de los programas.

Para terminar recordar que el próximo curso académico se supone que comienza en toda España la implantación de los programas de Cualificación Profesional, ojalá den una respuesta satisfactoria a la gran demanda que hay de alumnos que lo que quieren es aprender un oficio con el que ganarse la vida y no estar repitiendo año tras año en un IES esperando cumplir 16 años para irse a casita sin título alguno.

Como "curiosidad" decir que estos programas son una copia de la propuesta que en su día hizo el PP en su Ley de Calidad la cual sorprendentemente todavía puede verse en la propia página web del MEC. El PP los llamaba PIP y el PSOE en su día decía que eran muy retrógrados y socialmente inaceptables pues suponía segregar a los alumnos pero parece ser que después han cambiado de opinión, la LOE los denomina PCP en lugar de PIP y todos tan contentos….