A lo largo de la historia pocos inventos o descubrimientos han tenido una difusión tan espontánea y rápida como la que ha experimentado Internet. Desde su creación hasta nuestros días, la importancia y la presencia que la red informática ha ido adquiriendo en nuestras vidas ha crecido de tal forma que, sin lugar a dudas, constituye en la actualidad uno de los medios de expansión y obtención de información con más presencia e impacto a escala mundial. Todo ello en un espacio de tiempo que no supera los veinte años.

Una de las posibilidades de utilización de Internet, es la educación.

Ventajas principales de la utilización de la red en el marco educativo.

- Proceso de enseñanza/aprendizaje:

Cada día más centros de enseñanza están conectados a Internet. Los profesores y los alumnos utilizan esta conexión al mundo de diversas formas. En primer lugar es una fuente inagotable de información y datos de primera mano. Como red originariamente científica, puede encontrarse gran cantidad de información útil para las clases, desde las últimas imágenes llegadas a la Tierra de satélites meteorológicos a documentos históricos, pasando por conjuntos de datos sobre ecología, revistas científicas completas en línea o el último trabajo no publicado todavía sobre física. Podemos encontrar materiales para cualquier nivel educativo preparados por otros profesores. Incluso existen archivos de programaciones y experiencias educativas, documentos para uso del profesor en la preparación de sus actividades de enseñanza/aprendizaje, etc. También es una enorme fuente de software educativo, mucho del cual es shareware o gratuito.

Estudiantes de escuelas distantes entre sí utilizan la red como medio de comunicación para realizar proyectos en común, intercambiar datos sobre diferentes aspectos de su medio social o estudiar las diferencias y semejanzas culturales entre comunidades de diferentes países. Los centros docentes utilizan la red para romper su aislamiento del mundo. Existen organizaciones dedicadas a facilitar el contacto entre estudiantes y profesores de cualquier parte del mundo y a ayudarles en sus experiencias telemáticas proporcionando formación, ideas y experiencias anteriores que han tenido éxito.

Es muy importante que en los centros se conozca la verdadera magnitud de las opciones que permite Internet y que no sólo lo tengan para que los alumnos busquen información para sus  trabajos (aquellos que hayan hecho búsquedas en Internet se habrán dado cuenta del tiempo que puede tomar el llegar a información adecuada y válida). Búsquedas que terminarán en el típico cortar y pegar que no les llevará a aprender gran cosa. El pasar varias clases aprendiendo a enviar correos electrónicos tiene tan poco contenido educativo como aprender a hacer una llamada telefónica. Es el contenido de las actividades que se realizan en Internet lo que va a darle el valor a que nuestros alumnos lo utilicen dentro de los centros. Por ello el hecho de estar conectados a Internet ha de ir unido a tener un plan adecuado para integrar Internet a los planes de estudios.

No podemos considerar que por el mero hecho de introducir a las NTIC en los distintos contextos educativos e instructivos podamos alcanzar la consecución de diversos objetivos didácticos que hayamos predeterminado.

Este uso debe ser meticulosamente programado y estudiado, de tal manera que estemos en condiciones de ofertarlas como auténticas herramientas didácticas, dado que originalmente no han sido diseñadas para ello.

Para poder ser utilizadas con provecho y eficacia en el mundo educativo (como en cualquier otro ámbito, aunque por la trascendencia e influencia que puedan tener en niños y jóvenes cobra, en nuestro caso, mucha mayor relevancia) es imprescindible una amplia formación del docente, quien será el encargado de organizar su aplicación y desarrollo dentro de cauces estrictamente pedagógicos y didácticos. Y cuando hablamos de una amplia formación no nos referimos solamente a un suficiente dominio práctico y técnico de las mismas, fundamental para su manejo, desde luego, sino a un profundo, detallado y certero conocimiento de las funciones, finalidades, orígenes y repercusiones que tienen en nuestro mundo.

No es en absoluto recomendable el empleo de las NTIC ( y sobre todo Internet ) en los contextos escolares únicamente como recursos didácticos. Sería como emplear la literatura para, tan sólo, enseñar a deletrear palabras. Se impone aprovecharlas para alcanzar un mejor conocimiento de la realidad, de la sociedad actual, de sus características y elementos que la configuran. Pero, además, es decisivo enseñar al alumnado a determinar cuál es la verdadera presencia que hoy tienen en el mundo, a interpretar sus nuevos lenguajes comunicativos, desde una perspectiva madura y crítica. Sólo así podremos evitar los inconvenientes y peligros que conllevan, y potenciar sus indudables aportaciones y ventajas.

Con bastante frecuencia y ligereza se asocia Internet a cambio, reforma, innovación, como si su simple utilización fuera la respuesta a los problemas de la práctica docente diaria.

En la sociedad de la información la escuela se queda pequeña y los conocimientos llegan por muchos canales, previéndose que la red Internet sea muy pronto uno de los principales. Los profesores serán los encargados de integrar este nuevo medio en su actividad docente, de acuerdo con su área de conocimiento y sus estrategias de enseñanza-aprendizaje, convirtiendo la Red en un recursos didáctico más, dentro del proceso educativo pero no basta con la inserción de los nuevos medios, si no pasan a formar parte integrada y organizada en el currículum..

Muchos centros se escudan bajo la idea de que "Internet es muy peligroso" para no permitir su uso frecuente o para prohibirlo a sus alumnos."Los alumnos requieren de mucha supervisión para que no entren a lugares peligrosos". Existen programas de "bloqueo" que evitan que los alumnos entren a lugares que tengan contenido que no se considere adecuado. Sin embargo ésta no es la mejor opción para un centro. Obviamente la de limitar o prohibir el uso de Internet tampoco lo es. Una mejor opción es la firma de un contrato entre el centro y cada alumno, de manera que el alumno se comprometa a mantenerse dentro de lo académico. La pena de violar el contrato es la supresión de los derechos del alumno de acceder a Internet dentro de la escuela. Esta medida les da la responsabilidad a los alumnos, les enseña que el contar con Internet es un privilegio y da mucho mejor resultado que la prohibición o supervisión exagerada ya que entonces se puede volver un juego de quien puede más ("Entré a la página…¡ y el profesor ni se dio cuenta!").

Un modelo de "contrato" a firmar por los alumnos y sus padres lo podemos encontrar aquí.

Os recomiendo leer el artículo filtros de acceso a Internet  que aparece en la Web de Educared acerca de diversos procedimientos para filtrar la información a la que pueden acceder nuestros alumnos.

Un programa que bloquea y filtra sitios con contenidos adultos. Ideal  proteger y ejercer control sobre el uso que loa alumnos le dan a Internet lo encontrarás en http://www.filtrar.com. Es gratis, licencia adware,en castellano.

Si se complementa esta medida con coordinadores, profesores en general y bibliotecarios conocedores de Internet, que creen actividades usando Internet como apoyo, trabajos y preguntas que realmente sean interesantes para los alumnos, entonces el riesgo que los alumnos tengan tiempo o interés de acceder a lugares no adecuados se reduce al mínimo.

El uso de Internet en la escuela implica una serie de cambios conceptuales y culturales: Del profesor como único proveedor de la enseñanza se pasa a la participación más activa del alumno; de las clases presenciales, normalmente basadas en el discurso con apoyo audiovisual, a la publicación de páginas web; de la presentación lineal del material docente al hipertexto; de un currículo estructurado a uno emergente, a veces improvisado; de la adquisición de conocimiento de "segunda mano" al manejo más directo de la información para ser procesada por el alumno; del aprendizaje de habilidades descontextualizadas al aprendizaje constructivo e interpersonal que tiene lugar en contextos del mundo real. Estos cambios no están exentos de ciertos riesgos que se han de prever y corregir. Por ejemplo, el hipertexto mal construido puede llevar al establecimiento de relaciones débiles y, a veces, absurdas donde, al final, todo se relaciona con todo. La propia estructura no lineal del hipertexto basada en la relación puede llevar al alumno a acceder a un número muy elevado de temas relacionados haciéndole muy difícil la selección de lo más relevante.

El ordenador es una herramienta de aprendizaje. No se puede dejar al alumno ante un ordenador con unos programas maravillosos pensando que le van a enseñar todo. El ordenador no habla, no explica, no aclara. El profesor ha de estar presente acompañando al inicio (explicación, motivación, entronque con otros temas,...), durante (aclaraciones, dudas, consejos,...) y al final (evaluación de la experiencia, resumen de los aprendizajes fundamentales, nuevo recordatorio de temas relacionados,...).Será muy conveniente que el profesor guíe al alumno en el proceso de filtrado de la información.
La búsqueda de información a través de los buscadores de carácter general (Yahoo, Altavista, Terra, etc) requiere normalmente una gran dedicación en tiempo y esfuerzo, pues la selección de lo relevante implica la revisión de gran cantidad de datos para poder ser analizados e integrados, o rechazados si es que son irrelevantes. Reconociendo el interés que puede tener esta tarea en el desarrollo intelectual del alumno por tratarse el análisis y la discriminación de procesos cognitivos de alto nivel, no es menos cierto que los docentes se suelen enfrentar a la búsqueda de recursos educativos sin contar con demasiado tiempo para poder dar con lo más interesante o lo que mejor se adecue a sus necesidades. Así, se justifica la existencia de buscadores y portales de carácter específicamente educativo. En estos sitios web se ofrecen recursos didácticos clasificados por niveles y por materias. También suelen contener foros de discusión donde los profesores pueden intercambiar opiniones sobre temas de interés.

Las páginas web de los centros educativos, Centros de Formación del Profesorado y de los Colegios Profesionales también son frecuentemente visitadas en busca de información. Cabe destacar la generosidad de los docentes, especialmente en la enseñanza no universitaria, ya que ponen a disposición de los demás sus unidades didácticas, diseños curriculares y experiencias educativas variadas.

Sería deseable que os plantearais la construcción de la página web del centro a realizar por vosotros y donde colaboraran los alumnos/as.

Todo ello motiva a los alumnos/as y además de aprender hace que sus estudios se los tomen con mucho más interés.

Lo cierto es que las generaciones más jóvenes están creciendo, para bien o para mal, asimilando la nueva cultura en formación (normalmente utilizando la Red para ocupar, cada vez más tiempo, de su entretenimiento y ocio. Ante este panorama, apostar por una educación tecnológica y por la integración de Internet en la escuela ha dejado de ser un reto para convertirse en una necesidad. Internet ofrece muchas posibilidades para cambiar de modelo de aprendizaje y utilizar la enorme cantidad de recursos disponibles, en forma de datos e información, para convertir en conocimiento.

Sin duda, las nuevas tecnologías deberían incorporar un cambio en la forma de organizar la enseñanza y el aprendizaje. ¿Pero qué está sucediendo en la práctica?. La aplicación pedagógica de Internet en los centros de enseñanza se está llevando a cabo mediante iniciativas personales, más que por una planificación sistemática, que es lo que le daría la visión y alcance que necesita para que sea efectiva esta transformación.

Por ello, a pesar del uso más o menos generalizado de Internet en la enseñanza, no se han experimentado (o queda mucho por hacer) cambios significativos en la forma en que se organiza, presenta y se lleva a cabo dicha enseñanza y en la forma que los estudiantes aprenden. Sin estos cambios necesarios, la enseñanza apoyada en Internet seguirá siendo una novedad marginal que a menudo se utiliza para hacer las mismas cosas que podrían hacerse sin ella y que no suponen apertura hacia nuevas formas de enseñar y aprender.
Para que sean efectivos los cambios que Internet posibilita y el modelo educativo precisa, es necesario introducir cambios significativos, tanto estructurales como organizativos en las instituciones de enseñanza.
Las escuelas ya están en Internet pero faltan materiales y formación del profesorado. En España, parece que estamos aún lejos de la realidad que vive el resto de Europa en este sentido y el debate no ha penetrado. Existe una "política de escaparate" y los políticos afirman que todos los centros tienen ordenadores, pero que muchos profesores apenas lo usan y no saben sacarle partido por falta de formación. Lo más grave es que no existen planteamientos pedagógicos globales que indiquen a los profesionales cómo deben aplicar estas tecnologías.

 Según un informe de la Fundación Hogar del Empleado, denominado 'Informe Educativo 2002', un 55% de los profesores de enseñanza secundaria españoles no saben utilizar un ordenador. 

Según este estudio, sólo un 32% de los profesores es usuario habitual de Internet. Sin embargo, la mayor parte de los profesores, concretamente un 73%, es consciente de la importancia de conocer mejor las nuevas tecnologías.

Asimismo, el estudio destaca que más de la mitad de los docentes entrevistados (el 52%) reclama una mayor formación y un aumento de los cursos organizados por la Administración.

'Informe Educativo 2002' también pone de manifiesto el hecho de que la mayoría de los profesores que llevan más de quince años ejerciendo tienen un gran desconocimiento de las nuevas tecnologías e incluso se muestran hostiles a ellas. Más información en http://www.fuhem.es/

En mi comunidad la Junta de Extremadura ha apostado fuerte en este sentido y trata de enmendar estas deficiencias impartiéndose numerosos cursos de formación del profesorado. Por otra parte todos los centros de nueva creación están dotados con aulas en las que hay un ordenador por cada dos alumnos, lo cual se extenderá a todos los centros de la región en un periodo aproximado de cuatro años.
                                Conclusión:

     El uso de aplicaciones multimedia como medio para facilitar el aprendizaje de los alumnos no puede ser indiscriminado: debe adecuarse siempre a los objetivos y programación del profesor. Para conseguir una adecuada integración de dichas actividades, el profesor debe desarrollar unas habilidades nuevas, pues se trata de utilizar unos nuevos medios. De entre esas habilidades podemos destacar las siguientes: 

a) Ser capaces de distinguir las ventajas que pueden aportar estas Tecnologías en el proceso de aprendizaje de los estudiantes.
b) Ser capaces de distinguir para qué finalidad concreta es más útil una determinada aplicación Multimedia.
c) Despertar en los profesores una actitud crítica, que lleve al profesor a utilizar las aplicaciones Multimedia solamente cuando considere que realmente aporta una serie de ventajas frente al modo tradicional de enseñanza.
d) Ser capaz de integrar el uso de las Nuevas Tecnologías en el currículo de una asignatura concreta, diseñando previamente qué objetivos pretende, cómo va a evaluar a los alumnos, etc.

 
Bibliografía y referencias en la Web:

 Ir a página principalAnteriorSiguiente