El fracaso escolar vuelve a estar descontrolado. A pesar de ser la piedra de toque de la calidad del sistema, a pesar de ser el origen de los pésimos resultados españoles en los indicadores de Lisboa 2010 (abandono educativo temprano y nivel educativo de los jóvenes), a pesar de que afecta a más de 135.000 chavales todos los años, a pesar de dos reformas en cuatro años y a pesar de que todos los partidos con gobierno en alguna comunidad consideran prioritaria la Educación, la realidad es esta: el fracaso escolar alcanza la cifra del 30,8%, ha crecido 4,2 puntos desde 2000 y 2,3 puntos tan sólo en los dos últimos años.

Leer artículo completo en Magisnet