Gracias a Rafa Fernández me entero de la publicacion de un interesante artículo en “Libro de notas” titulado La metonímia informática en educación.

En mi región algunos se creen que por comprar portátiles van a arreglar el desaguisado que comenzaron hace algunos años.

Metonimia es confundir el continente con el contenido. Una bonita figura retórica, pero una práctica social desastrosa.

Para muchos políticos, introducir la informática en el aula consiste simplemente en acumular PCs en los centros. Mientras tanto, los profesionales que utilizan la informática en la enseñanza reclaman apoyo y reconocimiento.
Si sustituimos los libros de texto por sub-notebooks las familias españolas se ahorrarían más de 107€/año por hijo, de modo que adquirir uno de estos pequeños ordenadores se amortizaría en tres años, y cada estudiante tendría el suyo, transportaría un peso de 1Kg y con él accedería a todas las actividades del aula y haría los deberes en casa.